Electricista En Torre Pacheco. Trabajos Económicos Y De Calidad

Hay gente que se lee un libro y en unas semanas asimila esos conocimientos poniéndolos en la pr áctica con buenos resultados. Por tradición, digo, podíamos comer, calentarnos en invierno, no copagar medicinas, atendernos a la hora de visitar el médico, que nuestros hijos tuvieran calidad en la enseñanza, ir de vacaciones aunque fueran 10 días, trabajar a cambio de un sueldo digno, pagábamos la hipoteca a los bancos puntualmente y hasta podíamos ver cabalgatas de reyes magos decentemente.

Y, por otra parte, apuntándose a un ‘gran pacto' pretende dar la sensación de ser ‘hombre de Estado', lo que le daría una altura e influencia que no ha conseguido en votos, pero solo mediática y no efectiva, ya que de ese pacto no se pueden esperar políticas sociales de ningún calado, y esa ‘altura' la aprovecharía para en el futuro negociar un ‘de tú a tú' la UNIDAD con Podemos, 2 contra 69, seguir con la lucha de egos y todo a peor.

Viajé desde Buenos Aires con Edmundo Rivero, el de las manos como capazos y la voz de trueno;con él compartía cartel en el Parador del para un par de días, con urgencias, como siempre, y, nada más llegar, después de atender un par de periodistas tan convencidos como yo de lo efímero del éxito, en especial el mío, salí del hotel con la intención de bajar al puerto a cumplir con una antigua promesa: encontrar la sombra perdida del Graf Spee.

De niños, el Tito y yo, conmovidos por el heroísmo de aquellos marineros, rubios como la cerveza, que hacían de buenos en la película, nos juramentamos, al salir del cine, que, en cuanto fuésemos mayores, iríamos a Montevideo a echarles una mano a aquellos desventurados tipos, aunque fuesen alemanes; así que aprovechando la ocasión, aun a sabiendas de que era demasiado tarde para hacer nada por ellos, eché a andar con moderado entusiasmo al encuentro de mis fantasmas infantiles.

Palabras como libertad libre, como amor, odio, son palabras que no dicen nada, que poéticamente dan mucho juego… libre, libre quiero ser… como el sol cuando amanece…” La madre que lo parió, muy bonito pero te pasaste Nino… El amor, es tanta cosa a la vez, que no se puede saber…el amor es un dios caprichoso que nunca es igual…” Jaime Morey, creo, ¿el del pufo?,… es que a veces veo muertos.

Pero el que he contado no fue el detalle que mas la atención me llamó, el que más, fue que el recién estrenado suegro de mi sobrino, le hablaba en latín a un nieto suyo que no pasaba de los 6 años, al parecer, el crío lo medio entendía y hasta le contestaba remedando palabras sueltas, no sé, pero creo que al niño su abuelo le tenía hecha la picha un lío.

Así, a ojo de buen cubero, parecería que fue el juez el que persiguió al buen sentido de la justicia, ya que hacerse cargo de un caso para el que no tenía competencias, cobrar de empresas cuando estaba en excedencia por estudios y espiar a los abogados de los imputados en un caso de corrupción no parece a alguien lego, como yo, que sea actuaciones de buena gestión judicial.

Odo Marquard, genial pensador minimalista lleno de humor, no un chistoso barato como Zizek, que murió a mediados de pasado año ignorado por nuestros medios, dice: El prejuicio más fácil de cultivar, el más impermeable, el más apabullante, el prejuicio de uso múltiple, la suma de todos los prejuicios, es el que afirma que todo cambio lleva, con certeza, a la Salvación, y mientras más cambio haya, mejor”.

Y por supuesto nada tengo que decir a los enclaustrados en lo que llaman pragmatismo”, sea, los que más allá del Ibex, la prima de riesgo, la tasa de crecimiento de afiliados a la seguridad social —todo ello muy respetable, desde luego— se contentan con las más obvias letanías: la ley está para cumplirla, la unidad de España no está en venta, queremos muchísimo a los catalanes, y a los vascos es que los adoramos, ay, ¡la gula del Norte!

En su ensayo L'art de conférer, uno de los mejores, Montaigne hace una encendida defensa del diálogo y la controversia, proclama que prefiere el coloquio con quien piensa distinto que él porque así aprende más, etcétera… Pero también advierte: Me es imposible tratar de buena fe con un tonto, porque bajo su influjo no sólo se corrompe mi juicio, sino también mi conciencia”.

Más de 11.600 retuits a esta tierna hora de la tarde en la que escribo; más de 7.000 corazoncitos pulsados por deditos amables; no sé cuántos comentarios, chistes, insultos y memes; hashtag propio, vigoroso y viral; trending topic durante horas; comentarios en los principales programas de radio y televisión; referencias en varios telediarios; y, lo más asombroso, un eco transversal en la llamada prensa de calidad.

A todos los que me han escrito llamado para darme ánimos y apoyarme ante las hordas tuiteras de la dogmática y adánica alcaldesa madrileña, les he contestado de la misma manera: pero si esto está siendo interesantísimo, la experiencia perfecta para entender una de las verdades de nuestro tiempo: Twitter es un vertedero, la tumba de la inteligencia.

Tú eres de los de Práxedes M.Sagasta (pero dices que no eres conservador) yo te critico,tú me criticas,me amenazas con darme siete puñalas,traperas no,sino nobles y te amenazo con tres huelga y un amago de otra para asustarte.Total que nos vamos a comer como buenos amiguetes al Maxins de paris al Jose Luis de aquí en grata compaña de nuestro amígo Felípillo tres y tres.

Afortunadamente, personalidades neoliberales y de las JONS, próceres (y próceras) del PP como Espe Rancia, entre otros, nos han advertido ya del poder omnímodo que se había entregado a los Soviets empezando por Madrid (¿dónde, si no?) en su escalada contra el modo de vida Occidental y la Democracia que nos habíamos dado gracias a la clarividencia del Caudillo y su heredero El Campechano Rey.

Solo Pablo Iglesias se ríe Y más que se reirá si, como todo aparece apuntar, se repiten las elecciones y el PP se queda con sus siete millones y pico de adictos y el antiguo, —y anticuado PSOE—, con sus cinco millones de adeptos cuya mitad se habrá percatado de la farsa y votarán a Podemos si Pablo tiene el buen sentido de abrir los brazos a Garzón y sus huestes.